Ponte al Día

Preparando el Viaje Sagrado

En la preparación para un viaje sagrado solo hay que escuchar a nuestro cuerpo y nuestro entorno. A través de esta percepción nos conectamos con la potencialidad. La energía del lugar sagrado se abre a nosotros desde la cotidianidad pues es ésta la que será trastocada cuando regresemos.

La renovación vital va en consonancia con los llamados de los lugares que visitamos. Durante los días previos al viaje es importante tomarse unos minutos al día para abrirse al cambio que propiciaremos.

Arbol copiaCada lugar sagrado tiene una energía base distinta. A pesar de que todo viaje implica cambios en nuestra vida, éstos dependerán de la energía del lugar al que nos traslademos. La forma de actuar en los cambios será distinta según cada lugar, ofreciendo mayor o menor celeridad, fuerza, conciencia o plasticidad.

 Desde la antigüedad las diferentes energías se han dividido en siete que conectan con las siete dimensiones, los siete chakras y los siete planos de manifestación. La emanación de energía de el chakra base no es igual que el chakra corazón. Cada lugar nos dejará improntas bien diferentes.

 El planeta tiene siete puntos focales o chakras que regulan la energía en GAIA. Además de estos puntos existen portales dónde la energía fluye de manera espectacular. Al igual que cada plano de la existencia se divide en siete subplanos y cada subplano en siete mas. No solo existen siete puntos de energía sino que estos forman un canal principal de energía que tiene subcanales formados por otros puntos. Cada región contiene un sub-sistema conectado con el principal, y cada subregión otro conectado al anterior. Esto permite la retroalimentación constante de los diferentes canales y que el flujo de la energía se movilice por toda la Tierra.

 Los siete chakras de la Tierra según la categorización de Robert Coon son los siguientes.

Número Localizaciones de los Chakras
Uno Monte Shasta, California, USA
Dos Lago Titicaca, Peru-Bolivia,
Tres Uluru-Kata Tjuta, Australia
Cuatro Glastonbury y Shaftesbury, Reino Unido
Cinco Gran Píramide, Monte Sinai, Monte de los Olivos
Seis Actualmente estacionario (coincide en la actualidad con Glastonbury
Siete Monte Kailas, Tibet

Cada uno de estos puntos está relacionado con una energía distinta con lo que no será lo mismo un viaje a Glastonbury que un viaje a Shasta. Movilizando partes de nuestro mundo totalmente diferentes.

 Las energías de los lugares son denominadas chakras y se dividen de igual manera que los chakras de nuestro cuerpo. Es posible hacer una similitud entre ambos, pero siempre hay que considerar muchos matices. Considero imprescindible visitar cada lugar previamente antes de interpretar su energía.

 En los cuarenta días previos al viaje existe una energía muy activa en nuestro entorno sobre lo que se realizará. La preparación física es una buena idea, así como la meditación, siempre y cuando no invitemos a las dichosas “expectativas”. La no-expectativa es clave, con lo que en la preparación fúndete con un sentimiento de apertura tanto del cuerpo como de la mente.

 Durante el viaje es clave saber graduar la energía; imprescindible aprovechar los descansos para que el cuerpo esté pletórico. Muchas veces se opta por la cantidad de actividad en contra de la calidad. Más movimientos no genera mas cambios sino dificultad en su asimilación. Tomarse algún tiempo para la reflexión así como realizar actividades intrascendentes ayuda a que lo más potente se asimile mejor. Las denominadas actividades “intrascendentes” cobran una gran importancia a nuestro regreso.

 Con todo conseguimos que nuestra conciencia se implique en vivir el aquí y el ahora. El viaje es un momento estupendo para “estar”. VIVIR cada momento es básico para captar el cambio que GAIA nos ofrece.

 Al regresar del viaje se produce la asimilación de aquello que se ha movido. Nos implicamos en un proceso de adecuación y para ello son necesarios otros cuarenta días. Lo ideal son unos días de relax tras el viaje y no entrar directamente en la vorágine diaria. La absorción siempre se consigue pero para realizarla con conciencia hay que darla su espacio.

 Un cuaderno de viaje para anotar sensaciones, pensamientos y conversaciones es muy recomendable. Al regreso, su lectura ayuda a descifrar los enigmas ocultos que el destino depara. (continuara…)

Con Amor

Susana Ortega
http://www.viajessagrados.com

Clasificado en:Lugares Sagrados, Reflexiones

1 Respuesta »

  1. Maravilloso post!!
    Me viene genial y resulta inspirador para el viaje que haré próximamente a México.
    Gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recomendamos

Viajes que nutren el alma

Nº visitas a nuestro blog

  • 236,727 visitas
A %d blogueros les gusta esto: