Ponte al Día

La bajada de Isthar al inframundo

Isthar, Diosa de la sensualidad, la fertilidad y del Amor, quedó perdidamente enamorada al ver al joven pastor Tammuz. Tammuz no cabía en si de gozo, su amor era correspondido por la Gran Diosa. La gran boda fue festejada por toda la humanidad, que se regocijaba al ver como una Diosa se enamoraba de un simple mortal. A pesar de su unión con una Diosa, Tammuz, no perdió su mortalidad.

 En una tarde de cacería, Tammuz cayó muerto, Ereshkigal, Diosa del inframundo subió hasta la tierra para recoger su cuerpo y llevárselo a su mundo.

 No fue hasta el anochecer que la noticia de la muerte de Tammuz llegará a oídos de la Diosa Isthar. Llena de dolor buscó su cuerpo por toda la tierra sin llegar a encontrarle. Por la mañana le informaron que su hermana se había llegado a su amado a la tierra sin retorno, donde ni siquiera ella podría entrar sin salir de allí con vida.

 Tras pensarlo detenidamente, tuvo plena conciencia que no podía vivir sin su amado y decidió echar a andar por el camino que carece de retorno, a las tinieblas, al inframundo, a la tierra que esta mas allá de esta tierra.

 No llevaba mucho tiempo caminando cuando llegó hasta una gran puerta, donde declamó:

 -Oh portero, abre esta puerta para que pueda entrar y si no es abierta utilizaré toda mi fuerza para que esta caiga y que las almas en pena puedan salir por ella siempre que quieran.

 -Detente- dijo el portero- anunciaré a mi reina tu llegada.

 El portero se acercó a los aposentos de Ereshkigal y anunció que su hermana estaba en la puerta, aquella que celebraba grandes festivales quería entrar en su reino.

 La noticia hizo palidecer a Ereskigal, ¿Qué era lo que pretendía su hermana?, ¿quería romper todas las reglas del mundo conocido? Sin aspaviento alguno contestó:

 -Ábrele la puerta, pero trátala en todo momento según las antiguas reglas.

El portero regreso a su puerta y descorrió el cerrojo, abriendo del todo la puerta.

 -La tierra sin regreso se alegra de tu presencia – dijo

 En cuanto Isthar cruzó la primera puerta, el portero le quitó la corona de su cabeza

Isthar rechisto y preguntó

 -¿Por que me quitaste mi gran corona?

– Pasa señora mía, son las reglas del mundo inferior.- respondió el portero

 Tras unos pasos en el inframundo otra puerta tuvo que atravesar, y en cuando la hubo pasado, el portero le arrebató los pendientes de sus orejas

 -¿Por que me quitaste mis pendientes?

– Pasa señora mía, son las reglas del mundo inferior.- respondió el portero

 Isthar siguió caminando y traspaso una tercera puerta, en la que fue arrebatada de las cadenas de su cuello

 -¿Por que me quitaste mis cadenas?

– Pasa señora mía, son las reglas del mundo inferior.- respondió el portero

 Al llegar a la cuarta puerta, fue arrebatada de los adornos del pecho

 -¿Por que me quitaste los adornos del pecho?

– Pasa señora mía, son las reglas del mundo inferior.- respondió el portero

 Isthar siguió adentrándose en el inframundo hasta llegar a una quinta puerta  y al cruzarla el portero le quitó el ceñidor de piedras de alumbramiento de sus caderas.

 -¿Por que me quitaste el ceñidor?

– Pasa señora mía, son las reglas del mundo inferior.- respondió el portero

 Isthar no se amedrentaba y al llegar a la sexta puerta la cruzo sabiendo que de otra cosa tendría que desprenderse, así el portero le quitó las abrazaderas de sus brazos y sus pies

  -¿Por que me quitaste las abrazaderas?

– Pasa señora mía, son las reglas del mundo inferior.- respondió el portero

 Isthar se encaminó hacia la séptima y ultima puerta, donde nada mas atravesarla fue despojada del calzón de su cuerpo.

 – ¿Por que me quitaste el calzón de mi cuerpo?

– Pasa señora mía, son las reglas del mundo inferior.- respondió el portero

 Así llegó desnuda a la tierra sin regreso, donde puedo reunirse con Tammuz. En este reino fue despojada todo lo que tenía y con ello le fue arrebatada la vida

 Mientras que Isthar se aventuraba al inframundo, en la tierra la naturaleza había parado su curso, el hombre no yacía con mujer alguna, la cosecha no germinaba, el toro no montaba a la vaca. La Diosa del Amor había desaparecido de la Superficie terrestre y con su abandono se había paralizado la vida.

 Un hombre se aceró al gran Dios y con lágrimas en los ojos le hace saber lo que sucede. Isthar ha bajado al mundo inferior en busca de Tammuz y no ha regresado, mientras tanto nada es como debe ser y la tierra esta muriendo.

 Ea, el gran Dios, creó en su corazón la imagen de un mensajero, en forma de eunuco, tremendamente bello al que llamo Asushunamir. Fue entonces cuando dijo,

 -Rápido Asushunamir, entra en la tierra sin regreso, donde las siete puertas se abrirán para ti. Ereshkigal te verá y se alborozará, cuando su corazón se aquiete, pronunciará el juramento de los Dioses y tras el, levanta tu cabeza y declama.

 -Oh señora mía, que me den la bolsa de agua de vida para que pueda beber de ella.

 Al oír estas palabras Ereshkigal se mordió los labios. Llena de rabia maldijo a Asushunamir, mientras que su visir le otorgaba el agua con el que salpicó a Isthar y permitió que estos se fueran lejos de su presencia.

 Así con el agua de vida, Isthar pudo iniciar el camino de retorno a la tierra, con cada puerta que atravesaba le era devuelto parte de sus objetos. Sin embargo una prenda se quedó en el inframundo a modo de ofrenda, durante seis meses al  año Tammuz vivirá en el mundo de los muertos, mientras Isthar lamenta su perdida, seis meses mas tarde regresará a la vida, comenzando los festejos de la primavera y la VIDA retornara a la tierra.

Versión/resumen de la leyenda de Isthar por Susana Ortega
http://www.viajessagrados.com 

Clasificado en:Leyendas, Mitología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recomendamos

Viajes que nutren el alma

Nº visitas a nuestro blog

  • 236,727 visitas
A %d blogueros les gusta esto: