Blog de Viajes Sagrados, contenido sobre lugares de poder, reflexiones y practicas energeticas

Sobre una Canción…

Este texto es un extracto de una obra en curso sobre la vida del músico hawaiano Israel Kamakawiwo’ole. El escritor de la misma es Jack Boulware.

ArcoirisHonolulu, 02 a.m. El productor de música Jon de Mello está durmiendo cuando suena el teléfono. Es Israel, uno de los artistas que él representa para el sello discográfico Mountain Apple. Israel está completamente despierto, a menudo tiene problemas en la noche porque su peso de más de 310 kilos le obliga a dormir mientras está conectado a un tanque de oxígeno. Israel le dice a de Mello que quiere grabar inmediatamente.
-“¿Tienes transporte?” -pregunta de Mello.

Israel se mueve difícilmente, necesita varias personas que le ayuden a vestirse y salir de los lugares. El estudio de grabación se encuentra a 15 minutos.
-“Sí”, -dice Israel- “mis chicos están aquí.”
-“Entra en el coche”, -dice de Mello- “nos encontramos allí”.

En el coche, de Mello se pregunta sobre lo que querrá grabar Israel. Han estado discutiendo un montón de posibles canciones de un libreto, pero es Israel, y con él nunca se sabe a ciencia cierta lo que va a suceder. Podría ser cualquier cosa, desde una canción tradicional hawaiana hula, a una canción de John Denver o a una melodía de un programa de televisión.

Milan Bertosa, un joven ingeniero, se sienta en el estudio de grabación a la espera. Estaba pensando en volver a casa hasta que un tipo hawaiano con muchas letras en su nombre le llamó para grabar de inmediato. Es tarde, Bertosa está cansado, pero la voz al otro lado del teléfono era insistente, le pedía media hora. Tras el golpe en la puerta, un espectáculo inimaginable. De Mello, a quien Bertosa reconoce, hombre de metro y medio y unos cuarenta y cinco kilos, y junto a él el hombre más grande que jamás haya visto, un gigantesco hawaiano que lleva un ukelele. De Mello los presenta, consiguen una silla para Israel y Bertosa comienza a enrollar una cinta.

Israel se inclina sobre el micrófono y dice: “Kay, esto es para Gabby”, y comienza tocando suavemente el uke. Por su voz se desliza un “ooooo”, y comienza con las palabras iniciales de “Over the rainbow”, de “El mago de Oz”.

Tras el cristal, Bertosa escucha. En los primeros compases se da cuenta que es algo muy especial. Suele pasar su tiempo grabando pésima música de baile. Esto es otro mundo. Un hombre increíblemente gordo con la elegancia de una sintonía de Hollywood, descomponiendo sus raíces, tan triste y tan conmovedor, sin embargo lleno de esperanza y posibilidades. Israel da un giro a la canción y entona “What a wonderful world”, a continuación se funde de nuevo en “Over the rainbow”. Cambia una letra, un nuevo cambio de acorde…, no importa. La canción se siente sin fisuras, escalofriante. Israel interpreta cinco canciones en una vez y se vuelve hacia de Mello y le dice: “Estoy cansado y me voy a casa”. Se levanta y se va. Dice de Mello “Ukelele y una voz, una sola toma. Terminado”. Israel nunca más tocó la canción.

Cuando Israel y de Mello empezaban a juntar las piezas para su álbum de 1.993 Facing Future añadieron la demo de “Over the rainbow”. Tras la liberación de la canción, ésta tomó vida propia. La melodía familiar sonó en los hoteles y en las radios de locales de coches de alquiler, en los restaurantes y en los bares. Muchos se conmovieron hasta las lágrimas. Si al escucharla no te pone la “piel de gallina”, literalmente estás muerto.

La canción resonó aún más para los hawaianos locales. Algunos escucharon su kaona, subtexto oculto, que reflejaba la tristeza que Hawai’i sentía por tener sus tierras anexadas ilegalmente a y por Estados Unidos en 1.898. Los que habían visto a Israel en concierto saben que éste siempre terminaba con las palabras: “Mi nombre es Israel Kamakawiwo’ole, soy hawaiano”.

Israel era uno de los 1.500 hawaianos de pura sangre que quedan en el mundo. Él era puro y eso transmitió en la grabación. La grabación rodó por las islas los siguientes 3 años.
Y entonces, una tarde, en Santa Mónica KCRW el locutor Chris Douridas hizo sonar “Over the rainbow” como parte de su programa “Morning Becomes Eclectic” para animar a los oyentes de ese día lluvioso. Tras la canción, Douridas anunció el número de teléfono 800 en la parte posterior del CD Facing Future. En dos días el sello discográfico recibió más de 2.000 llamadas desde el sur de California, gente llorando y preguntando sobre la canción, muchos de ellos la escucharon atrapados en la autopista.

El productor de cine Martin Brest compró los derechos para el uso de la misma en su película “Meet Joe Black”. La gente se quedaba a ver todos los créditos para escuchar completa “Over the rainbow”. Ésta es una de las melodías más conocidas de los Estados Unidos que se hizo popular por Judy Garland. La melodía siempre había encarnado optimismo, representando un mundo donde los sueños se hacen realidad.

La versión de Israel era completamente distinta: inquietante y delicada, una sola voz desnuda y un ukelele contrastaba un acorde menor e inesperado, casi inconscientemente, en contra de la letra feliz de pedir un deseo a una estrella. En el estreno en Hawai de la película el público se deshacía en lágrimas en el teatro.

Productores compraron la misma canción para “Finding Forrester”, “Made”, “The big bounce” y “50 first dates,” y para los episodios de “ER”, “Providence”, “Charmed” y “Party of five”. Se emitió en un anuncio de eToys durante la Super Bowl, y tras esto en anuncios de Japón, Europa, Australia y Nueva Zelanda. Aunque la mayoría de los oyentes no podía recordar el nombre del artista, no importaba, la música era más importante, la voz se dirigía directamente al centro del corazón tocando su núcleo emocional, recordando lo frágil que la vida puede ser.

Si alguna vez la has escuchado nunca la olvidarás.

“Rainbow” personificó Hawai en el mundo exterior. Celebridades anunciaron públicamente su amor por la música de Israel: novelistas, actores, directores, jugadores de béisbol, luchadores de sumo.

Bruddah IZ fue el primer artista del estado de Hawai en tener un disco de oro. Carteles y calendarios con su rostro decoraban tiendas de discos en todo el mundo. “Over the rainbow” se convirtió en nº 1, es la más descargada en iTunes a nivel mundial.
Israel había hecho la canción hawaiana más amada y reconocida de los últimos 50 años, y no llegó a ver nada de esto.

Jack Boulware, autor del libro sobre la vida de Israel Kamakawiwo’ole puede ser contactado en su web: jackboulware.com. Comentarios al editor de su libro, Óscar Villalón: ovillalon@sfchronicle.com

No puedes volverte de Hawai’i sin comprar su CD.

Somewhere over the rainbow
Way up high
and the dreams that you dream of
Once in a lullaby

Somewhere over the rainbow
Blue birds fly
And the dreams that you dream of
Do really do come true

Some day I’ll wish upon a star
wake up where the clouds are far behind me
Where trouble melts like lemon drops
High above the chimney tops
That’s where you’ll find me

Somewhere over the rainbow
Bluebirds fly
And the dreams that you dare to
Oh why, oh why can’t I?

Well, I see trees of green and, red roses too
I’ll watch them grow for me and you
And I think to myself, what a wonderful world

Well, I see skies of blue and clouds of white
And the brightness of day,
I like the dark
And I think to myself, what a wonderful world

The colours of the rainbow,
so pretty in the sky
Are also on the faces of people passing by
I see friends shakin’ hands, sayin’ “How do you do?”
They’re really saying “I…I love you”

I hear babies cryin’ and I watch them grow
They’ll learn much more than we’ll know
And I think to myself, what a wonderful world

Some day I’ll wish upon a star
wake up where the clouds are far behind me
Where trouble melts like lemon drops
high above the chimney tops
That’s where you’ll find me

Somewhere over the rainbow
Way up high
And the dreams that you dare to
Why, oh why can’t I?
En algún lugar sobre el arco iris
Muy muy alto
Y los sueños que has soñado
Alguna vez en una canción de cuna

En algún lugar sobre el arco iris
Pájaros azules vuelan
Y los sueños que te atreviste a soñar
se hacen realidad de verdad

Algún día le pediré a una estrella,
Despertar donde las nubes estén muy detrás de mí
Donde los problemas se derritan como caramelos
muy por encima de las chimeneas
Allí es donde me encontrarás

En algún lugar sobre el arco iris
Pájaros azules vuelan
Y los sueños que te atreves a soñar
Oh ¿por qué?, ¿por qué no puedo?

Bueno, veo árboles de verde y también rosas rojas
las veré florecer para mí y para ti,
y pienso para mí, qué mundo más maravilloso

Bueno, veo cielos de azul y nubes de blanco
Y el brillo del día,
me gusta lo oscuro
y pienso para mí, qué mundo más maravilloso

Los colores del arcoíris,
tan bonitos en el cielo,
También están en las caras de la gente que pasa.
Veo a amigos sacudir sus manos, diciendo ¿cómo estás?
Realmente están diciendo “Yo… yo te quiero”

Oigo a bebés llorar y miro cómo crecen,
Aprenderán mucho más de lo que nosotros sepamos
Y pienso para mí, qué mundo más maravilloso.

Algún día le pediré a una estrella,
Despertar donde las nubes estén muy detrás de mí,
Donde los problemas se derriten como caramelos
muy por encima de las chimeneas
Allí es donde me encontrarás

En algún lugar sobre el arcoíris
Muy muy alto
Y los sueños que te atreviste a soñar
¿Por qué? Oh ¿Por qué no puedo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recomendamos

Viajes que nutren el alma

Nº visitas a nuestro blog

  • 305,672 visitas
A %d blogueros les gusta esto: