Ponte al Día

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra… así vivimos quienes habitamos este planeta… y tenemos en los árboles milenarios a nuestros grandes maestros… Bien arraigados en la tierra que los sostiene, con un tronco firme y fuerte para poder llegar con sus ramas lo más alto posible..

Un pino no pretende ser roble, ni un roble un arce, ni un arce rosal… El reino vegetal mantiene un equilibrio exquisito en el que por naturaleza nadie pretende suplantar una identidad que no le es esencialmente propia…

Sin embargo el Ser humano… ¡Ay!… ¡el Ser humano! Pareciera que en nuestro “programa de funcionamiento” se hubiera inmiscuido un virus creador de confusión que va poniendo interferencias a la conexión con nuestra esencia…

Y así, en  nuestro programa de supervivencia, fluctuamos entre el materialismo exacerbado y el victimismo; nuestras emociones fluctúan entre el martirismo y el despotismo; nuestro poder personal y autoestima entre el servilismo y la dictadura; nuestra capacidad de Amar y ser amados, desequilibrada entre la complacencia y el “Amor mental”, desconexionado de su núcleo de expresión, el corazón; nuestra capacidad de expresión, por lo general desvinculada igualmente de nuestro corazón, pudiendo elegir no expresarnos por creer que no vamos a ser entendidos/aceptados o eligiendo expresarnos desde la superficie, desde un lugar vacío de la esencia que realmente somos; un desequilibrio de nuestros hemisferios cerebrales puede llevarnos a acabar perdidos en un mundo de fantasía, ilusiones y ensueños, sin capacidad de concreción en el mundo material o ser excesivamente racionales al desechar la validez de la intuición… Y nuestras “ramas”, nuestra conexión con algo que está más allá de nosotr@s mism@s puede estar contaminada por el egoísmo o el egocentrismo…

Tal vez podamos llamar “miedo” a ese virus. Miedo a nuestra propia grandeza.

Si pudiéramos conversar con una mariposa de su “sí mismo” anterior a su impresionante transformación, y tuviera recuerdos de ese estado previo… lo más probable es que nos contara lo aterrada que estaba ante la metamorfosis que estaba viviendo, sus resistencias y ganas de huir al cambio… Pero en su “programa” estaba el manual de instrucciones con toda la ayuda necesaria  para realizar exitosamente la transmutación y sintió que no tenía más opción que confiar y dejarse llevar por tan tremendo acontecer.

¿Y si confiamos en que los cambios, -el dolor y el sufrimiento asociados a la muerte de nuestro antiguo yo-,  siempre nos traen una mayor libertad, la de volar, la libertad de ser nosotr@s mism@s en el esplendor de nuestra esencia…?

Y de esta forma, vivir cuidándonos (cuerpo, alimentación, trabajo), obteniendo lo necesario para nuestra supervivencia, con un buen arraigo a la tierra para materializar nuestros sueños, convirtiéndonos en los emperadores ecuánimes de nuestras emociones y guerreros que defienden la expresión de su ser, viviendo desde el corazón con equilibrio entre dar y recibir, desde la intuición conectada al corazón, y con Consciencia de Unidad…

¿No nos sentiríamos acaso más plenos?

Hay muchos caminos posibles de autodescubrimiento, de toma de conciencia para desprendernos de viejos patrones que no contribuyen a nuestra añoranza de cambio.

Siente cuál es el tuyo, vibra con él y lánzate a la aventura de descubrir tu Ser. ¡Atrévete!

 Sara Ferrer Juárez. Marzo 2012.

http://alkimiarte.blogspot.com/p/talleres.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recomendamos

Viajes que nutren el alma

Nº visitas a nuestro blog

  • 236,727 visitas
A %d blogueros les gusta esto: