Ponte al Día

EL DESAPEGO

Un paso más allá para ver las relaciones consiste en el desapego emocional. Sí, parece una frase hecha y muy sencilla de vocalizar, pero en el momento en el que nos han partido el corazón tal vez sea mucho más difícil de poner en práctica…o no!

Nos han “mal enseñado” que en las relaciones hemos de encontrar a esa persona que nos complete, que nos haga feliz y que ha de durar toda la vida…amigos, todo evoluciona y la forma de sentir, vivir,  finalizar  y dejar atrás las relaciones también.

Si empezamos a considerar que Yo lo soy todo, por tanto un ser completo y que  uno de los objetivos en nuestra vida es encontrar mi propia felicidad  y que ésta, se halla dentro de nosotros mismos,  sólo disfrutaremos de las relaciones de igual a igual, pues si yo soy feliz por mi misma y tú también, juntos podremos  vivir una felicidad más amplia, real y menos dependiente o  abusiva y, sin pérdida de poder personal por alguna de las partes. Si yo estoy en mi centro y tú en el tuyo, si somos coherentes con nosotros mismos en cada momento, formaremos un espacio mayor desde el respeto en el que será más saludable la relación sea de la índole que sea.

Para ello, para recordarnos cómo estar en nuestro centro,  saber qué somos y cómo somos, nos vamos encontrando en el camino de la vida con aquellos Seres que han de compartir con cada uno de nosotros vivencias y situaciones que no podríamos experimentar de otra forma.

Ya sean amigos, compañeros, amantes… cuando hemos compartido, enseñado y aprendido y por tanto, subido escalones en nuestra propia evolución, seguramente…y digo seguramente, porque no se da siempre, tengamos que recorrer el resto del camino por separado. Ellos pondrán a prueba esas emociones aún no trabajadas,  nos harán replantearnos quienes somos, qué queremos,  hasta dónde estamos dispuestos a llegar y qué es lo que necesitamos dar y recibir…

Seguro que algunas de las situaciones no resultarán sencillas, más bien todo lo contrario, pero también hemos de ser conscientes de lo más importante: tenemos todas las herramientas para poder pasar ese proceso y recolocarnos de nuevo en nuestro Yo, con un conocimiento mayor de nosotros mismos y con unas experiencias, que sin duda, pondremos en práctica en futuras relaciones, pues nunca más seremos los mismos, sólo podremos ser mejores.

Esos sentimientos tras terminar una relación,  de fracaso, frustración, decepción, desilusión, pérdida…lo único que consiguen es sacarnos de nuestro centro, limitar nuestro futuro emocional  y cargarnos con unas responsabilidades que a la larga, pesan demasiado en nuestra mochila. Claro que tenemos que pasar el duelo, pues somos Seres humanos!! pero el tiempo que queramos quedarnos en ese estadio sólo depende de uno mismo. Si llegado el momento, paramos, echamos la vista atrás y transmutamos esas emociones dándonos cuenta de todo lo que esa persona nos hizo aprender  de nosotros mismos, todo lo que hemos desaprendido de nuestras limitaciones autoimpuestas, y sacamos una moraleja positiva de esa convivencia…seguro, que miraremos al futuro desde una posición más elevada, desde un entendimiento mayor y acorde a nuestra propia evolución. Entonces,  en el momento oportuno, y sólo cuando estemos preparados, aparecerá otra persona con quien aprender juntos en base a ese nuevo nivel de consciencia…esa, es una de las maravillas de la vida, que nada es para siempre, por eso hay que disfrutarlo desde lo más profundo del alma.

Si entendemos nuestras relaciones desde esta perspectiva, desde el mero aprendizaje y aquellos con los que nos relacionamos como maestros y aprendices, al igual que lo somos nosotros,  cuando esa unión se desvanezca podremos decirle Adiós sin dolor, sin sufrimiento y sin remordimientos,  pues desaparece la dependencia emocional, el apego mal entendido y los sentimientos obsesivos del famoso mundo de los Y si?, ( Y si hubiera hecho esto, dicho aquello…), llevándonos a entender las relaciones  de una forma más positiva, más realista y sobre todo más desde y con el Corazón. Demos las gracias a esos Maestros emocionales, pues nos hacen ser como somos, o al menos nos hacen saber cómo queremos ser.

AMAR es una de las lecciones de esta existencia, y para ello necesitamos retos, sonrisas, lágrimas y pruebas superadas que se conviertan en aciertos en futuras relaciones. Al fin y al cabo, lo importante no es lo que ocurre, sino cómo te lo tomas…

Seamos como el Ave Fénix, renazcamos con más fuerza de nuestras cenizas!

Ana Ortega

Terapeuta Energética-Holística

www.iniciativabatik.com

4 comentarios »

  1. Gracias Anita por este mensaje…….lo necesitaba.

    Gracias por estar ahi.

    Un abrazo.

    Amparo.

    Elizabeth, New Jersey. USA.
    Noviembre 8 de 20011

  2. Me encantó…muchos bss.

  3. Ana esto me llego en un momento decisivo en mi vida,te doy las gracias por este mensaje de amor incondicional y a la vez a ese maestro emocional que desde aca le digo adios y gracias por mostrarme lo claro que tengo mis ideas porque se lo que quiero en mi vida¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡gracias a ambos¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  4. Cierto! Existen relaciones q nos causan mucho dolor al terminarla…. aero vuelve una dependencia y es un error….
    Gracias por tan bella y profunda reflexión!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recomendamos

Viajes que nutren el alma

Nº visitas a nuestro blog

  • 236,727 visitas
A %d blogueros les gusta esto: