Blog de Viajes Sagrados, contenido sobre lugares de poder, reflexiones y practicas energeticas

LOS SECRETOS QUE ESCONDEN LOS OJOS…

A nadie se le escapa que son grandes chivatos… al menos a la vista de un par de ellos que observen con atención… Pues son el hogar de la verdad, el más fiel espejo del alma.

Dicen los astrólogos que el ojo derecho está relacionado con el Sol. (Lo cierto es que se parecen: un núcleo que desprende llamas.) Y el izquierdo, con la Luna.

Sol… Ojo derecho… reflejo de nuestro Ego, de nuestra parte yang, activa, expansiva, generadora del cambio… El principio masculino. Adán. Nuestro consciente.

Luna… Ojo izquierdo… reflejo de nuestro Ser, nuestra parte yin, introspectiva, intuitiva, instintiva, emocional… El principio femenino. Eva. Nuestro inconsciente.

Simbólicamente, el Sol se representa por un círculo con un punto en el centro… Nosotros, -el punto, manifestación concreta-, rodeados de un círculo sin principio ni fin, ilimitado, infinito…

La curva, la pupila, que se expande y contrae mediante círculos concéntricos, representa el principio femenino del sol, y las líneas rectas que radian de ella, el principio masculino.

Así como es dentro o en lo micro, (en el ojo, por ejemplo), es fuera, en lo macro, en los seres, que igualmente tenemos parte masculina y femenina. Y ambas conforman un Todo que llamamos hombre o mujer.

E igual es al revés: así como es en lo macro, en el Universo, y en el Sol como representación de Él, es en lo micro, en el ser humano… La integración de los opuestos, de la dualidad, genera la Unidad…

Como resultado de esa integración fue que nació la alkimia, representada por Mercurio, engendrado por La Luna y el Sol.

Y así, retomando más o menos por donde comenzamos, por los ojos, llegamos al tercero, Ajna, sexto chakra, Tercer Ojo… visión plena, la integración de los opuestos, (consciente e inconsciente), conocimiento total de la realidad, supraconsciencia…

Mmmmmm… Parece que para llegar a esa visión unitaria hemos de fusionar a nuestro Sol y Luna internos, y engendrar un Mercurito, dar nacimiento a nuestro pequeño alkmista ¿no?

Luna/Eva, emociones, inconsciente, lo que está en la sombra… visible gracias a la luz del Sol…

¿Será que el matrimonio alkímico consiste en alumbrar lo sombrío querer verlo… y al aceptarlo se accede a otro tipo de consciencia que genera plenitud?

Probablemente, así es.

Donde hay Luz no hay oscuridad.

Sara Ferrer Juárez. 

alkimiarte.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recomendamos

Viajes que nutren el alma

Nº visitas a nuestro blog

  • 304,256 visitas
A %d blogueros les gusta esto: