Blog de Viajes Sagrados, contenido sobre lugares de poder, reflexiones y practicas energeticas

Turista, Viajero, Peregrino

Turista, peregrino, viajero…

Cada paso que damos en nuestra vida significa un movimiento hacia nuestro destino. Nos acercamos a aquello más ansiado y producimos una retroalimentación en nuestra vida diaria. Me refiero a que somos dueños de nuestro destino, somos magos de nuestra existencia.

Al pertenecer a la raza humana, y a pesar de todos los pesares, tenemos el poder de modificar su vida. Nuestros actos nos conducen a lo que somos. Como se suele decir: somos el resultado de nuestras experiencias y de nuestros pensamientos. Somos lo que somos y lo que queremos o hemos querido ser en algún momento en nuestra vida. Para ello utilizamos las palabras, que dan forma a nuestra configuración del mundo. Y sólo alineándonos con la palabra adecuada nos entonamos con la vibración energética en la que queremos estar; pudiendo decir que el lenguaje son las “palabras mágicas” que, en todo momento, crean nuestro universo.

Todos sabemos que muchas veces queremos decir algo pero nuestro lenguaje no nos acompaña. Muchas veces nos entorpece en relaciones o al contrario nos ayuda a mejorarlas. He aquí tu poder…

Las palabras son sagradas y como tales configuran nuestra vida. Así podemos diferenciar términos como ser un turista, un viajero o un peregrino. Los tres pueden ir juntos a un mismo destino y los tres pueden conseguir el mismo cambio en su vida, pero cada uno va con una filosofía en el viaje, va con la misma filosofía que tiene en su vida.

Parece obvia la distinción y parece obvio el resultado, pero a veces nuestra voluntad nos conduce a un puerto equivocado.

En mi forma de ver, un viajero es una persona que viaja, que sale de su mundo habitual y recorre “otro mundo”, que pretende no quedarse en el exterior del lugar que viaja, y que le gustaría fundirse con la esencia del lugar. Tiene como objetivo vivenciar una convivencia o llegar mas allá que a la dimensión de lo que el lugar tiene para ofrecerle, acomodándose a lo que el sitio que está visitando le sugiere, le permite y le muestra.

El turista es una persona que viaja, claro que sí. También quiere conocer, quiere saber… pero en este término englobamos a mucho tipo de gente, generalizando mucho tipo de turismo, mucho tipo de viajes, con lo que la palabra a veces hace que se pueda degradar la forma de cómo una persona considerada “turista” puede ser mostrada como diferente. En España diferenciamos con la palabra “guiris” a aquellas personas que harían parte de esta totalidad. No quiero decir que el turista no sea bien considerado, pero al ser un grupo muy grande, tiene claros ejemplos de no ser propiamente llamados viajeros y que pueda utilizarse la palabra para diferenciarlos. Mucha gente se refiere a turistas como aquellos que acceden al lugar para tener fotos, aquellos que visitan el lugar detrás de su cámara buscando el mejor enfoque y dejando de lado la vivencia. Muchas son las personas que viajan por el simple hecho de mostrar las fotos. Y al estar detrás de la cámara, uno se olvida de la fragancia del amanecer o de la conversación en el café. Cierta vez un amigo me comentó que siempre viajaba sin cámara, puesto que quería retener en su retina todo aquello que el lugar donde se encontraba tenía para ofrecerle. (Hombre muy sabio a mi entender).

El peregrino viaja también, viaja con un objetivo y de una manera determinada. Realmente viaja hacia fuera, pero viaja hacia dentro. Su camino es un sendero de ida y de vuelta, pues siempre se traerá algo del lugar Sagrado impregnado en su alma. Su caminar alimentará su alma y su espíritu caminando siempre con un propósito, una plegaria, una petición o un agradecimiento. Puede que su caminar sea una promesa formulada en algún momento de su vida.

Muchos nombres más existen para englobar a la tipología de personas que viajan. Creo que existen tantos nombres como personas viajan. A veces podemos ser un poco de todo y dependiendo del día, somos más de un tipo o de otro. Nos levantamos al alba para alimentar nuestra alma con un lindo amanecer, en la parada de medio día hacemos tantas fotos como nos caben en la cámara, y terminamos el día cenando en un restaurante con un lugareño que nos ofrecerá algo más profundo del sitio que estamos visitando.

No me gustaría que mis palabras indicaran que me declino por una determinada forma de viaje, pues considero cada lugar que visitamos, cada momento de nuestra vida, cada instante, como sagrados, pues nos hacen ser quien somos. Cada experiencia vivida nos hace ser más nosotros. Y el viaje en sí mismo configura tu forma de mirar el mundo. Eso sí, me gusta sentir que en cada paso que doy soy artífice de mi destino.

En la mitología celta toda andanza espiritual se iniciaba con un viaje, muchas veces a través del mar (el agua, los sentimientos, las emociones) y es así como un viaje nos revoluciona, puesto que salimos de lo conocido y nuestras emociones están más fácilmente a flor de piel, siendo más sensibles a lo que el entorno nos sugiere y nos regala.

No importa si eres peregrino, viajero o turista, tu mundo se configura por tus actos, tus palabras, y el Universo se mostrará ante tus ojos en el momento que estés preparado para verlo. Y si en ese momento eras un Turista, todo tu mundo se movilizará si el Universo te consigue hablar. Desde luego que al abrirse al destino, al universo o al mundo exterior, facilitas todo cambio en tu vida. Pero nunca sabes cuando es tu momento, así que cuida tu lenguaje para con el poder que tienes: convertirte en todo aquello que siempre has querido ser…

Susana Ortega www.viajessagrados.com

Artículo publicado en la revista Espacio Humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recomendamos

Viajes que nutren el alma

Nº visitas a nuestro blog

  • 304,264 visitas
A %d blogueros les gusta esto: